¿Es fiable toda la información que encuentro en internet?

¿Es fiable toda la información que encontramos en internet? Evidentemente no. Un interesante artículo de www.comunidadbaratz.com,  nos sirve de excusa para tratar este tema en nuestro blog.

El artículo citado, “Cómo saber si una fuente de información web es fiable o no“, nos enfrenta a un hecho desconocido por muchas personas cuando buscan información en internet: no toda la información que aparece en internet es igual de fiable ni válida.

Si creías que una búsqueda en Google (o cualquier otro buscador que utilices) te da siempre los resultados más oportunos sobre el tema que estés consultando, te equivocas. Se desconoce cómo funcionan los algoritmos de búsqueda de Google, pero aunque en ocasiones los resultados que encuentres más arriba pueden llevarte a buena información, no siempre va a ser así. Quizás esa página aparece arriba por tener mayor tráfico, por utilizar determinadas palabras repetidas en el texto, o incluso por pagar (aunque normalmente si es así veremos que se indica que se trata de un anuncio), no necesariamente porque la información que ofrece sea de mayor calidad. En muchas ocasiones, resultados que aparecen más abajo, o en la segunda página de resultados, pueden ser mejores que los que aparecen en primer lugar.

Además, a la hora de buscar en Google puedes afinar la búsqueda utilizando las herramientas avanzadas de búsqueda (por ejemplo, filtrar resultados por fecha, para que te de sólo resultados recientes), u operadores:

  • Entrecomillar (“ ”)significa hacer una búsqueda exacta de las palabras que entrecomilles y en ese orden concreto. Por ejemplo, “oficinas empleo gijón
  • El asterisco (*) es un comodín de una o más palabras. Usado con las comillas permite buscar variaciones de una frase exacta, por ejemplo “quien siembra * recoge *”
  • Una barra (/) indica posibilidad. Así por ejemplo “Ofertas empleo policía/bombero” nos ayudaría a buscar ofertas de esos dos ámbitos
  • Un guión (-) delante de la palabra excluye esa palabra de los resultados. “Empleo administrativo –Madrid” si queremos obtener resultados de ofertas de empleo para administrativos y administrativas pero no queremos ofertas en Madrid.
  • Es posible obtener resultados sólo de ciertos sitios con el operador “site:”. Por ejemplo, buscar información de ofertas de socorristas dentro del portal Trabajastur “Socorristas site: trabajastur.com

Ya no sólo se trata de los resultados de Google, sino de la propia información que ofrezca la página en cuestión. En el mundo “real” no vas preguntando cosas por la calle y fiándote de lo que te diga el primero que te conteste, ¿verdad? Entonces, ¿por qué hacerlo en internet?

El artículo de Baratz nos recomienda fijarnos en diversas cuestiones para saber si una información es más o menos fiable. Estas serían algunas de ellas (añadimos también algunas de nuestra cosecha):

  • Fijarse en el medio que publica la información. Si es un medio de comunicación, por ejemplo, podemos saber si se trata de un medio conocido y con cierta reputación. O conocer su linea editorial y saber si la información puede tener algún tipo de sesgo
  • Fijarse en la persona que publica esa información. ¿Quién es? ¿Se identifica? ¿Podemos encontrar otras publicaciones suyas en internet? ¿Cuenta con referencias? No es lo mismo la información facilitada por un anónimo en Forocoches que la información que da una persona identificada con nombre y apellidos y de quien podemos buscar otros artículos u opiniones, publicaciones científicas, etc. ¿De cuál te fiarías más?
  • Fijarse en las fuentes a las que hace referencia esa información. Usualmente, un buen artículo o trabajo deberá estar contrastado con sus fuentes, nos tiene que explicar de donde sale esa información. Como muestra, Baratz nos da el ejemplo de la Wikipedia. Wikipedia establece una serie de normas básicas en cuanto a las fuentes fiables para sus artículos:
    • Utilizar fuentes fiables, independientes y publicadas
    • Que las fuentes respalden directamente la información aportada
    • Que las fuentes tengan una buena reputación
    • Que las fuentes estén dispobniles
    • Que las fuentes sean primarias, secundarias, terciarias, publicaciones especializadas o prensa generalista, pero no autopublicaciones (webs personales, blogs, foros de discusión, redes sociales…).
    • Por cierto, si te preguntas sobre la fiabilidad de la Wikipedia, un estudio de la revista Nature llegó a la conclusión de que la Wikipedia es casi igual de precisa en temas científicos que la Enciclopedia Británica (enciclopedia inglesa reconocida  mundialmente por su excelencia).
  • Distinguir entre informaciones y opiniones. Esto no quiere decir que las opiniones no puedan ser interesantes y válidas, sino que hay que tener claro cuando la información que tenemos delante es una información objetiva y respaldada por fuentes diversas y cuando se trata de una opinión subjetiva, que refleja el pensamiento de quien lo ha escrito.
  • Fijarse en el contenido:
    • ¿Es actual o está desfasado?Evidentemente, que una información no sea actual no quiere decir que no sea válida y confiable, pero según el tema que estés buscando, tienes que fijarte en si esa información sigue siendo útil en este momento. Por ejemplo, un listado de asociaciones del año 2000 quizás no sea lo más recomendable si quieres buscar contactos de entidades de un determinado tipo en tu ciudad: en más de 15 años muchas de ellas habrán desaparecido o habrán cambiado sus datos.
    • ¿Está bien escrito, con una estructura clara y lógica, siguiendo un razonamiento, elaborando argumentos, sin faltas de ortografía, etc? Una escritura correcta no va a garantizar que la información sea fiable (podría estar perfectamente escrito pero contener información falsa), pero puede darnos indicios. En principio, ¿de qué te fiarías más?: ¿de un artículo en un blog lleno de faltas de ortografía y sin un hilo conductor, o de un artículo bien estructurado, escrito con estilo y buena gramática y ortografía?
    • ¿Se citan las fuentes de información? Ya hemos hablado anteriormente sobre las fuentes. Si se defiende una idea o argumento no es lo mismo hacerlo poniendo diversas fuentes como referencia (un artículo en una publicación científica, una noticia de prensa, un libro…) que defenderlo simplemente “porque yo lo digo“. ¿Te parece más fiable una información que te dice de dónde ha tomado sus referencias u otra que simplemente expone sin permitirte saber en qué se fundamenta?

En la OIJ de Gijón estamos acostumbrados a trabajar con información de todo tipo, a manejar fuentes diversas, a seleccionar entre ellas las más interesantes y confiables… y podemos ayudarte también si tienes dudas para saber si alguna información que estás consultando es válida y fiable.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s